La Habana celebra 492 años de historia

Guillermo Nova | La República | La Habana

Miles de habaneros comenzaron a celebrar los 492 años de la fundación de la ciudad de La Habana por los españoles, dando tres vueltas en torno a un árbol de ceiba y pidiendo tres deseos, en cada una de las vueltas a su tronco lanzaron una moneda.

Según la tradición popular girar alrededor de la ceiba del Templete atrae la prosperidad, porque al hablarle al árbol hace que las palabras entren en su rugoso tronco y atrae la fortuna.

Esta costumbre es un ejemplo más del sincretismo religioso que caracteriza a la mayor de las Antillas, al ser un encuentro entre las culturas española y africana, relacionada con las leyendas africanas de ese árbol y las del Orisha Aggayú Solá, la principal religión de este país.

En esta fecha también existe, aunque con menos seguidores, la tradición cristiana de origen español de levantarse temprano para ir a la Catedral a escuchar en silencio la conocida como la “misa de los mudos”.

En un principio la conmemoración era el día 25 de Julio, en honor a Santiago, el patrón de España, pero para que no coincidieran se trasladó al 16 de noviembre el día para venerar a San Cristóbal patrón de la ciudad.

El Templete es una pequeña edificación de estilo neoclásico que contiene un óleo del pintor francés Jean Bautista Vermay (1786-1833), que reproduce la primera misa católica celebrada en el naciente caserío de San Cristóbal de La Habana.

Nacida en la costa sur cubana, cerca de la ensenada de Broa, después fue trasferida más al norte, hasta que finalmente se estableció en el Puerto de Carenas, en la entrada de la bahía habanera.

La villa de San Cristóbal de La Habana tomó el nombre del santo patrón de los navegantes y de un cacique llamado Habaguanex, fue el punto de reunión de la flota española que marchaba hacia Europa, por lo que sufrió el ataque de piratas franceses y la conquista por los ingleses.

Declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1982, la Oficina del Historiador, dirigida por Eusebio Leal, recupera uno de los mayores centros urbanos de origen colonial del continente, aplicando una visión integral para rescatarla de las heridas del paso del tiempo.

 

¿Te gusta? Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *