El paralítico Valladares camina por Honduras

larepublica.es

 

 

A principios de los años ochenta el presidente francés Francoise Miterrand intermedió para la liberación de un pintor y poeta  paralítico que en silla de ruedas estaba preso, el entonces presidente cubano Fidel Castro no puso ninguna objeción excepto una condición, que subiera caminando por la escalerilla del avión para que todo el mundo viera que era un impostor y Armando Valladares como Lázaro se levantó y caminó rumbo a su nuevo empleo.

 

Otro actor de la política, el presidente republicano Ronald Reagan, lo designó como embajador de Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, pero tantas eran las prisas en su cruzada contra el comunismo que nos esperó para designarlo a que tuviera la ciudadanía norteamericana o que supiese al menos inglés, cosas curiosas del ajuste cubano.

 

Valladares que realmente estuvo preso por realizar atentados terroristas en los años sesenta, ahora por donde camina es por Honduras, acompañadazo de lo más granado de la ultraderecha de Miami, nada menos que como miembro de una Comisión de Observadores Internacionales para verificar que los comicios electorales del domingo fueron limpios.

 

Quien anda detrás de esta obra de teatro es nada más y nada menos que el diplomático estadounidense de origen cubano Otto Reich, el mismo que diseñó el golpe de Estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya y que le escribió el guión a Valladares cuando dijo que el pueblo hondureño salió a votar masivamente, a pesar que las imágenes de Telesur desde el terreno certificaban que la abstención llegó al 70%.

 

 

 

 

¿Te gusta? Compártelo: