Los rusos vuelven a Cuba

fuente: John Moore-AP

fuente: John Moore-AP

Por Guillermo Nova-Radio Cooperativa de Chile

Durante más de treinta años fueron “hermanos en la lucha por el internacionalismo proletario”, después vino el divorcio traumático, años de desencuentro y ahora Cuba y Rusia recuperan las excelentes relaciones, la visita de Vladimir Putin a la isla es la plasmación que ambos países tienen el mismo enemigo geopolítico, Estados Unidos. Sigue leyendo

¿Te gusta? Compártelo:

Adela de Cuba

Guillermo Nova | Radio Cooperativa | La Habana

A José Agustín Hernández se la conoce más por el nombre de Adela, tiene 48 años de edad, fue tractorista y actualmente trabaja como técnico de electrocardiogramas en un hospital, además de ser la presidenta de su Comité de Defensa de la Revolución. Sigue leyendo

¿Te gusta? Compártelo:

Cuba clave en la paz en Colombia

Guillermo Nova | Radio Cooperativa | La Habana

En los cincuenta años de conflicto entre el Estado colombiano y la guerrilla, Cuba de alguna manera ha estado presente, en unos momentos dando entrenamiento a los grupos insurgentes y en otros facilitando las negociaciones y la distensión. Sigue leyendo

¿Te gusta? Compártelo:

Oswaldo Payá

Guillermo Nova | Radio Cooperativa | La Habana

Oswaldo Payá siempre fue un caso diferente dentro del movimiento opositor cubano tan caracterizado por presentar un panorama débil y dividido, con más proyección hacia las embajadas extranjeras y la prensa internacional que hacia el activismo político interno. Sigue leyendo

¿Te gusta? Compártelo:

El FMI al desnudo

Guillermo Nova | La República | La Habana

La reciente detención de Dominique Strauss-Kahn, director del Fondo Monetario Internacional (FMI) por intento de violación a una camarera de un hotel de Nueva York en el que estaba alojado, puso al desnudo la realidad de unos poderosos que reducen las personas a objetos y todo lo consideran mercancías que se compran y se venden.

Militante del Partido Socialista Francés y ex ministro de Comercio Exterior y Economía, Strauss-Kahn era uno de los posibles candidatos de la izquierda en la nación gala frente a un Nicolás Sarkozy quien paradójicamente es criticado por los progresistas de utilizar a su esposa Carla Bruni como una mujer objeto para proyectar una imagen de presidente exitoso.

Las dos formaciones políticas coinciden en los postulados neoliberales de las sacrosantas privatizaciones de los servicios públicos, en el próximo encuentro electoral se pretendían enfrentar dos modelos de valores, en el que la socialdemocracia ofrecía una alternativa centrada en el respeto a los derechos ciudadanos.

Pero la reciente detención del director del FMI también nos ha traído a la luz, aunque los medios de comunicación poco han centrado el foco en este aspecto, la realidad de una organización a la que nadie vota pero que decide sobre el futuro de nuestras vidas sin preguntarnos nuestra opinión.

En los momentos más duros de la crisis económica internacional del capitalismo, la receta que este organismo defendió fue el aumento de la edad de jubilación, el despido masivo de funcionarios públicos, las reducciones salariales y unir las retribuciones a la productividad y la privatización de las pensiones, entre otras medidas.

El FMI, buen conocedor del sabor amargo de su propia medicina, no quiso dar ejemplo con su discurso hegemónico y ofreció prejubilaciones a sus empleados antes de los 50 años, incluso a los que no aceptaron pasar al retiro los recolocó en otros organismos multilaterales sin perder las buenas condiciones laborales.

El ex profesor de Economía por la Universidad de Nancy percibía, hasta el momento de su detención, aproximadamente 496 mil dólares al año libres de impuestos, que se dividían entre 420.930 dólares de salario y 75.350 dólares en forma de complementos.

Una retribución acorde a un ritmo de vida que le permitió a Strauss-Kahn alojarse en un hotel de tres mil dólares la noche, como en el que presuntamente cometió los abusos sexuales con una camarera.

Pero tras el presunto escándalo, el economista francés no se irá con una mano delante y otra detrás, ya que percibirá una pensión vitalicia de 80 mil dólares al año.

Casos como el de Strauss-Kahn ponen al desnudo una institución que se caracteriza por ser precisamente poco trasparente, pero sobre todo nos muestra en manos de quien están nuestros destinos.

¿Te gusta? Compártelo: